Enseñar aprendiendo: ¿Cómo hacerlo?

El ser humano solo puede comprender los hechos del mundo, si es capaz de relacionarlos con su propia experiencia de vida, en un esfuerzo por asimilar la nueva información y, de hecho, entenderla. Por encima de las nuevas estrategias o recursos tecnológicos que se puedan usar en el aula, esta conexión entre la vida y la información es absolutamente necesaria para que esa información llegue al estudiante y se fije en su consciencia.

Antiguamente, la educación era vista y experimentada como un proceso en el cual el estudiante solía ser una figura pasiva que se limitaba a recibir la información que le daba el docente, de manera estricta, pasiva y cabal. Hoy en día ya no es posible educar de esta manera, gracias al flujo moderno de la información y la constante generación de hechos y contenidos intelectuales que nos presenta la web, la educación ha llegado a ser un nuevo proceso formativo y retroalimentativo en el que el alumno también es capaz de enseñar a su maestro. En la actualidad, el aprender del alumno no debe ser visto como una falta para el profesor, por el contrario, en la escuela moderna se alaba al estudiante que, gracias a la curiosidad y a la posibilidad de tener acceso a la información, propone nuevos tópicos para discusiones o presenta nuevas alternativas para la resolución de algún problema.

Enseñar aprendiendo

 

En el mundo de hoy, el maestro no es más el personaje principal de la escena educativa y sin embargo, esto no está mal, ya que el docente no es más que un guía que nos abre las puertas de la información y que excita la curiosidad del niño y del joven para buscar más y más datos y experimentar las nuevas opciones que nos trae la vida moderna. En este punto es importante resaltar el hecho de que esta conducta curiosa no está reservada únicamente para los niños y jóvenes. Los adultos, entre ellos los docentes, a menudo pensamos que sabemos todo y nos impactamos al ser testigo de los progresos de la humanidad, sobre todo cuando estos progresos vienen presentados por una persona más joven y  (supuestamente) carente de todo el conocimiento que da la edad adulta, gracias a la experimentación.

En el mundo de hoy, el proceso educativo no está pensado solo en dirección al alumno, en la actualidad, se busca que el profesor o facilitador también pueda simultáneamente con sus estudiantes.

Deja un comentario