¿Cómo puedo mejorar mi concentración al momento de estudiar?

La gran incógnita de todos los estudiantes es qué hacer para concentrarse al estudiar. ¡A veces parece imposible! Sin embargo, no lo es. Hay algunos trucos que, te enumeramos en este artículo, para que lo logres

Uno de los problemas que más difíciles se presente ante las personas en el momento en el que deben sentarse a estudiar. Existen momentos en los que todos nos ponemos a hacer cualquier otra actividad y, lo peor, nos parece divertida, aunque sea limpiar, ordenar nuestros cuartos o cocinar. Es decir, se vuelven divertidas hasta las actividades que no nos gustan realizar.

Mejorar concentración al estudiar

La apatía o la dificultad a la hora de estudiar se debe, por lo general, a la poca atención y concentración en el proceso que estamos llevando o estamos por llevar a cabo. En ese sentido, te ofrecemos a continuación las formas en las que puedes mejorar tu atención y concentración para que puedas, luego, estudiar.

¡Pon mucha atención!

Se trata de un truco sumamente sencillo. Lo que necesitas hacer, en principio, es reservar unos 5 a 10 minutos a diario en los que sepas que no habrá interrupciones: ni llamadas, ni mensajes, ni redes sociales, absolutamente nada. Esos momentos pueden ser cuando estás esperando a bajarte del bus, a que empiece tu programa de televisión favorito o cualquier otra actividad de espera.

Concentrarse al estudiar

Una vez eso esté listo, debes disponerte a realizar el proceso que consiste en:

  1. Sentarte cómodo en el sitio que dispongas, pero que estés cómodo.
  2. Cierra tus ojos. ¡No los abras!
  3. Respira de forma profunda y prolongada.
  4. Piensa en tu respiración. Es decir, nota cómo inhalas y cómo exhalas. Nótalo, estúdiate, evalúate…
  5. No dejes de poner atención a tu respiración.
  6. No importa que tu mente se vaya a pensar a otros espacios, que te pongas a pensar en otras cosas. Lo importante es que vuelvas a tu respiración, tranquilamente, sin frustrarte ni molestarte. Que ese regreso no sea brusco.
  7. Realiza este proceso por unos 5 minutos.

Recuerda que es sumamente importante que realices esto diariamente para que acostumbres a tu mente a concentrarse en un proceso puntual. De esa manera, no solo lograrás mantener el control de tu pensamiento a la hora de estudiar, sino en todas las actividades que diariamente realices.

¿Qué opinas de este ejercicio? ¿Crees que haya algún otro que pudiera ser de igual o mayor utilidad?

Deja un comentario